En un incendio, el acero no protegido puede llegar a una temperatura de 550 °C en 17 minutos. En cambio, el acero protegido llegará a la misma temperatura según de la resistencia al fuego requerida de la estructura (30-60-90-120 minutos).

Aplicada sobre la estructura metálica, la pintura intumescente se expande en caso de un aumento anormal de la temperatura en el edificio (generalmente por encima de 250-300 °C). Por lo tanto, formará una protección térmica la cual retrasará el calentamiento del acero.

En esta obra, hemos realizado la ignifugación de la nave con la aplicación de pintura intumescente en la estructura garantizando una protección eficaz contra el fuego de 90 minutos (R-90).

Con un óptimo acabado estético realzando la estructura metálica, este sistema de protección ignifuga, tiene un mantenimiento rápido y simple cuando sea necesario.

A Ignifugacions Arguix somos especialistas en protección contra incendios, no dude en contactarnos para solicitar más información.